625 991 557

Calle de La Nucia, 4, 03502
Benidorm, Entresuelo 2
Oficina 5

Cómo afectará que el valor catastral de tu vivienda cambie

valor catastral vivienda

El valor catastral de un inmueble es la valoración objetiva de una propiedad que se realiza tomando como referencia diferentes aspectos: la ubicación del inmueble, los metros cuadrados de construcción y los metros del terreno.

Se trata de una estimación que se tiene en cuenta a la hora de calcular determinados impuestos: el IBI, la plusvalía municipal, y otros impuestos tanto estatales como autonómicos.

¿Para qué se utiliza el valor catastral?

En otras ocasiones ya hemos hablado sobre las consecuencias de que el valor catastral de tu vivienda cambie. El valor catastral es un cálculo que realiza el Ministerio de Economía y Hacienda teniendo en cuenta diferentes criterios, siendo los más importantes:

  • la ubicación,
  • la antigüedad,
  • los costes vinculados a la construcción,
  • la calidad de la construcción,
  • el valor del suelo,
  • el tipo de vivienda
  • el valor del mercado.

Se trata de un valor que se somete a revisión cada año (aunque se puede adelantar), teniendo en cuenta la evolución de la zona y de los precios. Al tratarse de un valor administrativo, es conveniente que no supere el valor del mercado. Por eso se le suele aplicar un coeficiente de minoración del 0,5%.

No confundir con el valor de referencia de los inmuebles, que ha empezado a ser efectivo el primer día de este año.

¿En qué impuestos se utiliza el valor catastral?

Como ya hemos señalado antes, el valor catastral afectaba al cálculo de determinados impuestos: IBI, plusvalía municipal y otras tasas autonómicas y estatales como el Impuesto sobre el Patrimonio.

Sin embargo, con motivo de la aprobación de la Ley 11/2021 de medidas de prevención y lucha contra el fraude, desde el primer día de este año, esto ya no es así, y ahora solo afecta al IBI, aunque puede seguir siendo importante para la plusvalía municipal.

IBI

El IBI es un impuesto que deben pagar los propietarios de las viviendas todos los años.

El valor catastral es la base imponible del IBI, es decir, es la base sobre la cual los ayuntamientos calculan este impuesto; después, lo multiplican por un porcentaje (que suele rondar entre el 0,4% y el 1,3%). El resultado es lo que tiene que pagar el propietario. No obstante, existen ciertos mecanismos fiscales que permiten controlar el efecto que causa la variación en este impuesto.

Plusvalía municipal

La plusvalía se calcula a través del valor catastral, especialmente a través del valor catastral del suelo, aunque a la fórmula también se unen otros conceptos como el número de años transcurridos entre la compra y venta del inmueble, o del municipio.

Para la plusvalía puede seguir afectando dependiendo de la fórmula que se utilice para su cálculo:

  • Objetiva es aquella que toma como referencia el valor catastral.
  • Real es la que no tiene en cuenta este valor.

¿Cuándo puede cambiar el valor catastral?

El valor catastral de una vivienda es la valoración objetiva de una propiedad que se realiza tomando como referencia diferentes aspectos: la ubicación del inmueble, los metros cuadrados de construcción y los metros del terreno.

Una estimación que sirve calcular impuestos como el IBI, la plusvalía municipal, y otros tributos tanto estatales como autonómicos.

Para calcularlo, se tienen en cuenta la ubicación, el valor del suelo, los costes vinculados a la construcción, la calidad de la construcción, la antigüedad, el tipo de vivienda (que sea o no histórica) y el valor del mercado.

Este valor se revisa cada año, teniendo en cuenta la evolución de la zona y de los precios. Como se trata de un valor administrativo, es importante que no supere el valor del mercado y por ello, se le suele aplicar un coeficiente de minoración del 0,5%.

El valor catastral es importante para el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), puesto que supone la base sobre la cual los ayuntamientos calculan este impuesto; después, lo multiplican por un porcentaje, normalmente entre el 0,4% y el 1,3% y el resultado es lo que tiene que pagar el propietario.

Otro impuesto, la plusvalía municipal, se calcula también con este valor, si bien depende del caso: la plusvalía objetiva es aquella que toma como referencia el valor catastral y la real es la que no tiene en cuenta este valor.

La base liquidable del IBI se calcula aplicando una reducción decreciente durante 10 años. Así, durante el primer año la reducción es del 90%, durante el segundo es del 80% y así sucesivamente. El límite es el décimo año, cuando se llegará a una base liquidable equivalente al valor catastral que haya sido revisado.

De cualquier manera, el valor catastral no tiene por qué cambiar cada año. el ejemplo de Madrid o Barcelona, que no experimentaron cambios en el catastro durante 2020, mientras que en Valencia subió el 3% y, en Sevilla, el 2%.