625 991 557

Calle de La Nucia, 4, 03502
Benidorm, Entresuelo 2
Oficina 5

Errores comunes a la hora de vender tu casa

errores-comunes-vender-piso

Una de las dudas más frecuentes entre los propietarios de inmuebles es si tienen la posibilidad de venderlos si están alquilados y, en caso afirmativo, cuándo y cómo pueden hacerlo.

Se trata de una situación bastante común y se prevé que el número de propietarios que decidan vender sus casas irá en aumento en los próximos meses, dado que la nueva Ley de Vivienda limita los precios del alquiler y, además, penaliza a los grandes tenedores.

Por este motivo, en este artículo queremos analizar qué sucede si un arrendador quiere vender su piso a pesar de tenerlo alquilado y qué aspectos debe tener en cuenta para hacerlo de manera totalmente legal.

Si tienes un piso alquilado seguramente alguna vez te has preguntado si lo puedes vender o debes esperar a finalizar el contrato de alquiler. La respuesta es que si puedes vender un piso con inquilinos, si bien se debe hacer de la manera correcta y con las pertinentes comunicaciones al inquilino.

La venta de un inmueble alquilado es algo que está contemplado en la Ley de Arrendamientos Urbanos, pero hay que tener en cuenta que el inquilino podrá permanecer en el inmueble hasta la fecha de finalización del contrato.

Errores:

No informar al inquilino sobre la venta del inmueble

En caso de vender el piso o inmueble alquilado el propietario debe comunicarlo al  inquilino, el cual tendrá derecho preferente a la adquisición del inmueble siempre que iguale la oferta recibida salvo que en el contrato de alquiler esté contemplada la renuncia explícita por parte del inquilino.

Si el inquilino no ha renunciado a la compra de la vivienda tendrá derecho a la compra de esta por encima de cualquier otro comprador siempre que iguale las condiciones acordadas con el comprador interesado. En caso de la oferta del inquilino esté por debajo del precio acordado con el posible comprador no estamos obligados a aceptar su oferta.

Intentar camuflar fallos estructurales

Un cuadro que tapa una grieta, un suelo desconchado bajo las alfombras o una instalación eléctrica defectuosa puede desmotivar completamente a un posible comprador. Nadie quiere sentirse estafado cuando compra una casa y nadie debería poner en el mercado una casa que no está en perfectas condiciones, salvo que avise previamente de que está a reformar.

«En pocas palabras: no intentes usar pintura, alfombras o iluminación elegante para enmascarar los problemas que un comprador tarde o temprano descubrirá«, aclaran en Idealista.

No anunciar correctamente la casa en Internet

No solo se trata de publicar una oferta de venta de tu casa en cualquiera de las plataformas mencionadas, hay que ponerse de nuevo en el lugar del comprador y preguntarse: ¿Me interesaría por una casa en venta en Internet de la que no puedo ver fotos? ¿Están reflejadas las características principales de la casa, sus accesos y servicios y del vecindario?

En los portales aseguran que un anuncio online de una casa que no incluya fotos genera la sospecha de que el vendedor oculta algo. Y añaden, «si se cuelgan fotos, que tengan resolución suficiente y que muestren espacios con luz y lo más despejados posible».

No saber cuándo recurrir a una inmobiliaria

Si no tienes suficiente tiempo para atender las llamadas o para concertar visitas de posibles compradores, si has recibido ofertas pero no eres capaz de concretar un precio satisfactorio o si pasa el tiempo y nadie se interesa por tu casa, quizás haya llegado el momento de acudir a una inmobiliaria.

No todos las personas que tienen una vivienda en venta son necesariamente buenos comerciales y, pese a que un agente cuesta dinero, en algunos casos puede facilitar la venta. Desde Pisoscom, señalan que un profesional inmobiliario es de gran ayuda en temas legales y además aporta una cartera de clientes de la que el particular carece.

En PRG Coaching Inmobiliario queremos ayudarte a conseguirlo!