La reforma de una vivienda es la ilusión de muchos de nosotros: tenemos en nuestras manos la oportunidad de construir el hogar de nuestros sueños. Desde cero, podremos crear todo aquello que hemos deseado para que se convierta en realidad.

No obstante, existen muchos tipos de viviendas y no todas tienen las mismas características. ¿Cómo reformaremos en caso de tener un ático? La primera impresión que nos puede dar es que se trata de un piso más, únicamente que el ático se sitúa en la última planta del edificio.

Sin embargo, este tipo de vivienda tiene unas necesidades, como por ejemplo, disponer de una terraza, que la puede hacer un poco más compleja que un piso habitual. Por este motivo, hoy queremos hablar de algunas de las reformas que harán que nuestros áticos y terrazas se conviertan en el centro de nuestra vivienda. ¿Nos acompañas?

Como acabamos de mencionar, reformar un ático o una terraza no es sencillo, por lo que hay que tener en cuenta una serie de cuestiones.

Al reformar un ático o una terraza es necesario mejorar su aislamiento

Mientras que un piso convencional únicamente dispone de paredes laterales, los áticos suelen disponer de un techo, que deberá aislarse. Las viviendas construidas en España antes de 2006 no tenían la obligación de estar aisladas, por lo que existe una gran cantidad de inmuebles que no cuentan con un correcto aislamiento. 

Además, recuerda que durante los inviernos suelen ser alojamientos más frescos, y en verano, más calurosos. Esto se ve repercutido en las facturas mensuales, porque una vivienda que no es eficiente energéticamente consumirá una mayor cantidad de energía. 

Por lo tanto, recomendamos encarecidamente que aísles las paredes y fachadas de tu ático, pero también de la parte superior con la instalación de un falso techo.

¿QUÉ 5 VENTAJAS TIENE UNIR SALÓN CON COCINA Y OFICINA?

Las ventajas son bastante evidentes, una vez que se une cocina y salón:

1- Multiplicar el espacio visual.

Da una sensación de amplitud y mucha libertad. La percepción visual es fundamental, y los interioristas siempre jugamos con ella. Un espejo en un sitio determinado, un mural con profundidad, una pared de otro color, un cuadro muy luminoso o un techo brillante, son los efectos básicos que solemos usar para que la percepción visual del espacio sea mucho mayor de la que realmente es.

2- La luz.

En muchas ocasiones se consigue compartir la luz entre los espacios de salón cocina, aumentando mucho la sensación de día. La luz penetra en cada rincón de la estancia haciéndola más acogedora y cálida, sobre todo si el espacio que comparten salón cocina dan a diferentes orientaciones. Una cocina orientada al Este es muy luminosa por las mañanas pero oscuras por las tardes y un salón orientado al Oeste es todo lo contrario. Si hacemos una estancia única conseguimos que haya luz en salón y cocina durante todo el día, haciendo de la estancia un lugar acogedor y un conjunto espectacular.

3- Facilidades.

Una vez que tienes todo unido, se hace fundamental instalar la oficina en ese espacio para poder compartir todas las ventajas. Tienes acceso fácil a todas las cosas que necesites de la vivienda y en un solo lugar puedes estar cocinando, disfrutando de una imagen en la televisión y revisando archivos o conectado a una videoconferencia.

4- Fondo para videoconferencias.

El fondo de tus videoconferencias va a ser la envidia de todo el mundo. ¿Cuántas veces hemos buscado un buen fondo para en una conferencia importante poder dar una buena imagen? En este caso ya no tienes que hacerlo, la luz va a invadir todo el espacio y la magnitud de la estancia va a hacer el resto. Una buena biblioteca o un mueble bonito pueden ser la mejor carta de presentación para tus contactos.

5- Mejorar la comunicación.

A veces las familias disponemos de poco tiempo para compartir, y ese tiempo, en ocasiones, tenemos que emplearlo en cocinar. Esto lleva al encargado de realizar la cena a sentirse apartado del resto. Con este tipo de reforma puedes estar cocinando mientras compartes tiempo con tu familia, puedes disfrutar de tu serie favorita, de un partido de fútbol o de un programa interesante mientras haces las labores domésticas. Así, como comunicarte con la persona que esté en la mesa de despacho o viendo la televisión.